¿Quién escribe?

Bienvenido a estas letras. Permite que me presente aunque, en realidad, poco importa quien escriba. Pero siempre cabe dedicar unas letras a una presentación un poco más… “formal”.

Pues bien, yo, al fin y al cabo, apenas soy un ciudadano más, el tipo de la foto, un tipo que, para vivir (o sobrevivir, ¡a saber!) en esta jungla se ha dedicado profesionalmente a los trabajos técnicos.

Más en el pasado que en el presente, he tenido la oportunidad de participar en la creación arquitecturas y, más recientemente, estudio las formas de reurbanización de vías, calles e infraestructuras, adaptando la realidad a la vida accesible en la medida de lo posible de esos espacios urbanos que compartimos en nuestro convivir. Siempre integrado en equipos multidisciplinares y, a veces, interdisciplinares (bonitos palabros, ¿verdad?) compañeros con los que cada día, sin duda, tengo la suerte de aprender alguna nueva cosa.

Y precisamente en este devenir técnico de una especialización a otra, últimamente estoy teniendo la maravillosa oportunidad de acercarme al (técnicamente desconocido) mundo del patrimonio histórico, la arqueología y restauración.

Por otro lado, y en un evidente caso de “doble vida (profesional)“, desde hace también algún tiempo, de cuando en cuando tengo la oportunidad de formar -sí, mejor que “enseñar“- a personas que, en realidad, admiro profundamente: seres humanos que deciden cambiar su complejo y agotador ritmo diario para introducirse en un aula y convertirse en alumnos por un rato y así cursar, no sin esfuerzo, alguna materia en la que pueden cruzarse conmigo. Mi reconocimiento para ellos siempre.

Y, bueno, no es complejo “tropezar” conmigo, porque eso que llaman “curriculum de formador” en mi caso abarca desde temas más teóricos de dibujo y representación a formación informática más práctica y especiazlizada, como aplicaciones de CAD, AEC y BIM de Autodesk – AutoCADMap 3DCivil 3DRaster Design…– y otras paralelas como Bentley MicroStation o gvSIG, así como de gestión de proyectos como Presto, Micrososft Project, etc.

De esa forma, tengo la suerte de compartir magníficas horas en un aula en la que el que, en realidad, mientras mis alumnos aprehenden con el mérito que eso tiene, el que más aprende soy yo.

Y por si fuera poco, “charco que ves, charco al que te tiras” porque siempre, siempre, siempre ando buscando nuevos retos, nuevos aprendizajes, nuevas perspectivas con los que me encanta enfrentarme y así, de cuando en cuando, escribirlo aquí.

Hoy, 2 de septiembre de 2012, y motivado por dar respuesta a un texto leído en prensa digital, comienzo esta nueva andadura sin objetivo, sin fin ni destino, sin intención de publicar con la regularidad esperada de un bloguero serio, pero con la optimista idea de, quizás, de cuando en cuando, hacer llegar ideas, debates, críticas, novedades y consultas técnicas que revolotean en un cerebro tan limitado como inquieto que es el mío.

Veremos en qué queda todo esto. ¡Deséame suerte! [si quieres, claro…]

Y ya que estás aquí, como no cuesta nada, pues puedes unirte al proyecto y seguir el blog en vía Feed RSS o, si desearas ponerte en contacto conmigo por un medio más privado, rellena este formulario. Y si tienes cuentas en Twitter, en  LinkedIn y, más recientemente, en Aggregatte, allí también me puedes encontrar.

¡Nos vemos en las redes!

Anuncios