QGIS User Conference 2019 – A Coruña

Esta semana que termina hoy me fui de congreso. Bueno, no: el congreso vino a mí y yo, simplemente, aproveché que se celebró en Coruña para asistir y aprender aprender aprender y aprender. Os estoy hablando del QGIS User Conference 2019, conferencia de usuarios (y desarrolladores) del (anteriormente llamado) Quantum GIS.

No os voy a hablar de lo que se trató en el congreso: haber asistío

Bueno, no, no soy tan malo, Lo cierto es que es que tengo, en realidad, tal cantidad de información en la cabeza y tal cantidad de notas medio ordenadas que, por el momento, todavía no sabría cómo ni por dónde comenzar a contar todo lo que he visto, aprendido y disfrutado en los cuatro magníficos talleres y más de veinte ponencias a las que asistí en apenas tres días. Necesito un tiempo de poso (y de puesta en práctica…).

También es cierto que lo hemos contado en directo en Twitter donde muchos hemos estado activos compartiendo mucho, hasta el punto que incluso me he atrevido hacer una lista de usuarios del evento…

Además otros asistentes ya están compartiendo sus propias reflexiones y poco a poco se está llenando la webería de pequeñas grandes reseñas. Es el caso de Ujaval Gandhi, que asistió en la doble personalidad de congresista y ponente (nice workshop, mate!), y ya ha publicado en su blog su experiencia, en la que me veo bastante bastante identificado como primerizo que soy en este tipo de eventos y en la comunidad.

Francamente, desde lo estrictamente técnico he visto y aprendido cosas magníficas sobre el trabajo con QGIS… ¡y sobre el trabajo en GIS en general!

Sin embargo, para escribir estas letras prefiero hablar de lo que he sentido, de aquéllo que no es técnica o tecnología, formación, aprendizaje, flujos de trabajo y casos de uso. Salir de lo objetivo y entrar un poco en lo subjetivo. Y, por eso, prefiero hablar de las sensaciones que me han transmitido los ciento cincuenta (aproximadamente) asistentes.

Y esa sensación creo que la resume el viejuno acrónimo J.A.S.P. que marcó la post-adolescencia de algunos hace no tanto tiempo quizás demasiado tiempo ya, y que quería significar “jóvenes aunque sobradamente preparados“. Porque así, tal cual, lo vi: grupo de personas extraordinariamente preparadas con la fuerza y el empuje de la juventud y la ilusión propia y de un proyecto en absoluto desarrollo constante; capaces de crear y encontrar esa nueva línea mágica de código que puede romper la línea del tiempo y provocar ese wow absoluto de toda la comunidad como, por ejemplo, sucedió en las charlas al conocer las novedades del trabajo con mallas en la presentación de Peter Petrik; o las novedades con el plugin DataPlotly que el propio creador Matteo Ghetta nos presentó y que, probablemente, ambas fueran las noticias más destacadas del evento de entre todas las que hubo.

Pero, sobre todo, he visto un grupo de amigos provenientes de todas las partes del mundo que, además, son conscientes de que están creando un concepto de trabajo y una comunidad basada en las buenas relaciones, en el buen rollo, en lo colaborativo, en el concepto compartir sin pedir nada a cambio llevado hasta la máxima expresión.

Esta es la sensación que obtuve como espectador desde fuera, desde la distancia. Tanto por mi forma de actuar en estos eventos (también conocida como defecto del animal) como por el hecho de ser novatillo, me mantuve ampliamente al margen del núcleo más activo y me limité a asistir de forma muy pasiva (hasta diría que parásita, en términos de Víctor Olaya…), observador y haciendo el menor ruido posible.

Por eso una de las ideas que se acumula en mi cabeza tras el Congreso es que de poco habrá servido si no supone un cambio, un algo para los asistentes. Y, particularmente, en mí. Y en eso es en lo que estoy pensando desde hace unos días: ¿qué puedo cambiar yo? ¿Qué puedo aportar yo, limitado como soy, a la Comunidad QGIS o al Grupo de Usuarios de España? No alcanzo a encontrar respuesta útil por el momento desde mi realidad personal y profesional actual, pero, ¿quién sabe? Siempre hay un hueco en el que podemos ser útiles… ¡incluso los delineantes!

Para terminar estas malas letras creo que es un buen momento para dar las gracias. Dar las gracias a quienes os habéis molestado en preparar y compartir una ponencia o un taller: a mí me habéis abierto los ojos en múltiples ocasiones. Pero, sobre todo, creo que es momento para dar las gracias al equipo de QGIS España que organizó el evento. Seguro que han sido meses de trabajo, esfuerzo, nervios, tensiones y desencuentros incluso. Pues sabed que, en mi opinión, ha sido un éxito. Disfrutadlo.

Foto de grupo compartida por Francisco Pérez Sampayo en Telegram
Anuncios

Y tú, ¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.