¿Ampliar o humanizar? El caso de Lavedra en Coruña (II)

Continuando con lo que comentaba en este otro artículo, otro tema subyacente en este caso es la guerra de lobbys, guerra de guerrillas. Y cuando empezaba a escribir esto todavía no se habían publicado los dos artículos de prensa con los que voy a comenzar que, vaya, refrendan mis sospechas iniciales.

Por un lado, el pasado domigo día 08/11/2015, el diario La Opinión A Coruña abría la veda con un artículo titulado “Alfonso Molina, un debate de otro siglo“. Nueve profesionales participaban, según dice en la entradilla, en un debate de “reflexión colectiva sobre cómo debe afrontar el futuro de Alfonso Molina“. Concretamente son ocho arquitectos y un ingeniero de caminos, canales y puertos quienes toman la palabra y, de la lectura, se deriva una única voz discordante -¿adivináis cual?- y, en el fondo, no tanto. Y todas estas voces parecen inclinarse por el proyecto municipal de remodelación y humanización de la vía por encima de la ampliación por necesidades de tráfico.

Por otro lado, el miércoles 11/11/2015, La Voz de Galicia publicaba este otro artículo, bajo el título “Los ingenieros piden más rigor y «menos frivolidad» con el futuro de Alfonso Molina“. Aunque el propio titular del artículo deja poco a la imaginación, todos los profesionales entrevistados hacen hincapié en la trascendencia del asunto del tráfico, priorizando, a su entender, la cuestión viaria sobre el resto de cuestiones que pudieran ser tenidas en cuenta en el desarrollo de las propuestas. Otro de los aspectos que repetidamente exponen es la seguridad del tráfico, tanto en lo que es la circulación como la vía como para con sus salidas y accesos.

A mi entender, lo que dejan claro ambos artículos es la existencia de dos perspectivas difícilmente reconciliables, dos miradas opuestas para el mismo problema y, como poco, igual de válidas, que están condenadas a entenderse pero que no parecen muy dispuestas a hacerlo.

La guerra de los lobbys

Pues lo que parece mostrar la prensa ya estaba en mi mente y, supongo, en la de tantos desde hace algún tiempo.

Y en este debate de lobbys, el que pierde en realidad es el ciudadano. Y no hay forma de obtener un punto común aunque, cuando se alcanza con naturalidad, se obtienen resultados extraordinariamente interesantes, como el Puente de Rande, el actual, el original, el que ahora se quiere prostituir, que demuestra que con el esfuerzo y criterio de los dos bandos, de un equipo ya no multidisciplinar sino interdisciplinar, puede lograr que una obra civil hecha para cruzar un accidente geográfico de A a B se convierta en la imagen y referencia de una ciudad como Vigo, en idéntica medida a lo que puede ser el Golden Gate para San Francisco.

Sin embargo, aquí, ahora, el debate parece ser quítate tú para ponerme yo, lo que ha quedado patente en otras guerras y disparates que han llenado páginas y blogs al respecto de la polémica de la felizmente malograda Ley de Colegios y Servicios Profesionales y de lo que hemos hablado ya en este mismo blog.

Y en este momento, la tentación sería, haciendo gala del título del blog, decir que el sentido común entre las propuestas está en “ésta”. Pero no.

Porque, claro está, si bien la propuesta municipal es extraordinariamente visual, agradecida, cuidadosa con el medio ambiente, y pretende devolver un trozo de ciudad a los ciudadanos; la propuesta de Fomento está respondiendo a una necesidad bastante real, una queja de los usuarios de la vía que también deben ser tenidos en cuenta, y no solamente los usuarios actuales, sino todo el flujo que se creará cuando se ponga en servicio el Parque Ofimático al completo o se termine con las edificaciones pendientes en el polígono de Someso.

Vamos, que el problema es ciertamente serio y para su solución creo se requiere más que la exclusiva mirada utilitaria del Ministerio de Fomento o la exclusiva mirada humana del Ayuntamiento de A Coruña: requiere de ambas miradas (y muchas más). Claro que, tampoco lo olvidemos, al fin y al cabo, ambas son administraciones politizadas y eso, eso es lo que me da más miedo.

Redunda un poco la idea, pero añade el hecho de que, quizás, la solución para una vía saturada de tráfico no está en el propio embudo, sino en otros puntos. Por eso desplazo la atención, en cierta medida, a la avenida del Pasaje, el enlace de Lonzas y la avenida Salgado Torres o la Tercera Ronda, que están llamadas a ser atractoras de parte del tráfico del extrarradio y liberar Alfonso Molina, pero no por ello ser origen de nuevos conflictos urbanos.

Y, en esa línea, continuaremos pronto…

Anuncios

Un pensamiento en “¿Ampliar o humanizar? El caso de Lavedra en Coruña (II)

  1. Pingback: ¿Ampliar o humanizar? El caso de Lavedra en Coruña (III) | Con sentido (y) crítico

Y tú, ¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s