…y para todo lo demás, las Actividades de Presto

Cuando hace aún menos de un año abrí este blog, no me imaginé jamás tener el grado de difusión e interés que mis palabras escritas están suscitando. Desde luego, no me canso ni cansaré de agradecer vuestro interés y vuestras palabras y actos.

Mirando hacia atrás, ha habido dos temas que han marcado hitos en este blog. Por un lado, toda la polémica, aún viva, de la Ley de Servicios Profesionales que está pendiente de ser -lamentablemente- aprobada en España. Por otro lado, un escrito nacido de forma muy natural en el que me planteaba las Cinco preguntas que un buen Delineante nunca haría. Más recientemente, un escrito inocente que publicaba haciéndome eco de la nueva versión de Presto 2013 ha supuesto un nuevo momento de difusión general de estas letras.

Hoy retomo este último tema al calor del último webinar, organizado la pasada semana por Soft, la empresa matriz de Presto, y recientemente colgado en su Canal en Youtube, en el que Fernando Valderrama -a quien cariñosamente llamo desde mi admiración “el Señor Presto”- hace un repaso completo de las mil y una utilidades de las Actividades en la aplicación.

Antes de colgaros el webinar, voy a permitirme el lujo de expresar un par de ideas propias.

¿Qué es -para mi- una actividad?

Como concepto, la Actividad se incorporó en la pasada versión 10 de la aplicación. La verdad es que fue una novedad que, creo, nos costó entender y poner en funcionamiento. La migración de las versiones clásicas a las versiones actuales suponía una serie de rupturas con hábitos de producción y la incorporación de nuevas formas de ver el desarrollo de nuestras labores profesionales en materia presupuestaria y de gestión de costes. Eran pequeñas aportaciones, a priori, pero que obligaban a cambiar el paso y a reciclar nuestro planteamiento de trabajo. Y solo con el uso pudimos ver hasta que punto eran un fantástico paso al frente.

Personalmente reconozco que no fue fácil hacerme a la idea del nuevo concepto. Sí, evidentemente, eran necesarias para las mediciones y, sin actividad no hay cantidad. Ya, pero no la quería para nada. ¿Por qué tenía que incorporarlas al trabajo? Hubo que investigar, pensar, leer, razonar, reposar, usar, investigar más, improvisar, comentar, compartir, discutir, debatir y, finalmente, entender y decidir. Y para ello pasaron semanas. Pero una vez pasaron las semanas hice mío el grito del genio cuando exclamó “¡Eureka!”.

Desde entonces, entiendo -y explico a los alumnos que, pobriños, caen en mis aulas- las actividades bajo cuatro usos o perspectivas básicas, resumido en cuatro aspectos, a partir de la premisa incial de que una Actividad es una clasificación paralela a los capítulos, arbitraria, subjetiva, personal de cada usuario y de carácter técnico de una obra y buscando entonces la facilidad de compresión del uso y utilidad de un concepto inicialmente tan etéreo, pero también obligado porque en la fase de aprendizaje en la que corresponde exponerlas, que es cuando apenas se está comenzando a componer el presupuesto de un proyecto, empezar a tratar conceptos profundos de planificación no es adecuado, por útiles que, finalmente son. Esas cuatro utilidades básicas que expreso, a mi entender, son:

Un presupuesto por fases de ejecución. En la clásica estructura presupuestaria, los capítulos en los que dividimos un presupuesto están basados en unidades de contratación y en el orden de ejecución de las unidades de obra. Sin embargo, por facilidades de gestión de costes, es probable que interese una supra-organización, que es lo que nos ofrecen las actividades. Es una idea que ejemplifico con la ejecución de una parcela residencial de un desarrollo urbanístico en el que, fácilmente, podríamos distinguir una fase para cada uno de los futuros portales de las edificaciones que estamos proyectando, pero también otra para la ejecución de la construcción bajo rasante, unos garajes fácilmente comunes a toda la edificación y muchas veces ejecutados como obra independiente, y otra fase para la urbanización general del conjunto. El técnico que redacta el proyecto global podrá obtener un presupuesto único para lo que, en un futuro, podrán ser tres o cuatro o más grandes obras independientes.
Un presupuesto parcial. Ya a más pequeña escala, podríamos hablar de este concepto para conocer cuánto cuesta la estructura, o la albañilería, o la instalación de fontanería o la eléctrica, simplemente con la precaución de asociar a cada línea de medición la actividad correspondiente. Este planteamiento no es tan visible como el anterior, ya que se parece mucho a una consideración por capítulos. Pero si pensamos en el caso de Instalaciones, en el que suelen y pueden ser capítulos independientes -fontanería, saneamiento, electricidad, fuerza, alumbrado, etc- pero subcontrataciones conjuntas -fontanero para abastecimiento y saneamiento, electricista para electricidad, fuerza, alumbrado, antenista para teléfono, televisión y otras redes, etc- se observa su posible utilidad y sentido.
Un presupuesto con varias alternativas. Sobre todo en fase de estudio del proyecto, no es extraño encontrarnos con que el cliente -o el propio técnico- no tiene del todo claro si instalar la cubierta en teja o pizarra, o si la estructura de la nave industrial que proyectamos será mejor prefabricada o metálica, o si el pavimento de la calzada que tenemos que urbanizar será de hormigón o de firme flexible. No hace tanto, para manejar estas alternativas con comodidad nos veíamos abocados a trabajar con varios archivos. A día de hoy, con varias actividades y los estados de ellas solucionamos en un único documento y sin perder la perspectiva global.
-Por último, que no menos importante, las actividades son la herramienta que nos permiten reflejar los diferentes cambios y Reformados que puede sufrir un proyecto en su desarrollo ejecutivo, estructura en la que una actividad inicial, al menos, será el Presupuesto Inicial, y posteriores actividades serán los Modificados, Complementarios o Liquidaciones/Fines de Obra/”As built” del proyecto.

¿Qué es -para Presto- una actividad?

Con lo antes descrito se entiende el concepto, pero su funcionalidad no se comprende mientras no se pone en práctica. Porque lo antes dicho no es más  que la puntita de un maravilloso y gigantesco iceberg de utilidades y funcionalidades de un concepto extraordinariamente agradecido que devuelve mucha más información y datos de los que nos exige.

La verdad es que lo mejor que se me ocurre para decir es que la Actividad es para todo lo demás. Se ha convertido en un concepto global que nos permite analizar costes de nuestro presupuesto, sea de venta o producción, en cualquier momento y con cualquier utilidad, perspectiva y necesidad que se nos ocurra o necesitemos con un mínimo de esfuerzo.

Y para comprobarlo, no veo mejor forma que compartir con vosotros aquí el webinar del que os hablaba, interesante de principio a fin, pero del que voy a destacar un par de ideas:

Presto v2013 es capaz de trabajar con normalidad con unas 500 actividades. Dice Fernando Valderrama -ponente del webinar- que a partir de esa cifra es preciso replantearse la estructura adoptada para el proyecto. Yo no es por contradecirle pero… ¿hace falta llegar a 500? ¡Yo me plantearía el trabajo muuucho antes!
-Especialmente útil puede llegar a ser la funcionalidad que permite desglosar partidas por actividades. Habrá que estudiarla a fondo porque es una idea que parece interesante, muy interesante.
-Especialmente interesante también me ha parecido la aplicación del Capítulo de Actividades. Puede ser una cómoda forma de obtener una programación simple para un proyecto. De nuevo, habrá que estudiarlo con más detenimiento a la idea.

Evidentemente, se aprende a cada instante. Y creo que ya ha llegado el momento de cederle todo el protagonismo al webinar. Aquí lo tenéis:

—x
PS: En el webinar se anuncia la posibilidad de organizar un nuevo evento similar para tratar el tema de la planificación con Presto. Personalmente me parece interesantísima la idea. Estaré atento a novedades y os aconsejo estarlo a vosotros mismos. Presto no es una herramienta de planificación/programación/seguimiento temporal de una obra ni está a la altura de las aplicaciones especializadas pero tiene unas fantásticas funcionalidades para esas tareas y, generalmente, bastante desconocidas.

Anuncios

3 pensamientos en “…y para todo lo demás, las Actividades de Presto

  1. Pingback: ¿Manejas Presto 8.9? Si creías que estabas al día, va a ser que no … Presto 2013 | Ingeniería en la Red

  2. Interesantisimo y a pulir…para mi, por ejemplo me daría en fase inicial de presupuesto de proyecto por ejemplo datos muy útiles como ratios de precios por metro cuadrado de garaje / vivienda, etc… o ratios para propiedad… a la hora de afrontar un desarrollo urbanístico, obra por fases (para financiaciones, etc.

    • Pues efectivamente, lo que comentas es, desde luego, una interesante lectura y utilidad de las actividades, tanto en lo que es su uso directo como en la devolución de información. Y es posible, si bien no en un esquema predefinido, sí después de una pequeña y simple personalización, como puedes ver en la esta imagen.

Y tú, ¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s