Lo que se dice sobre la #LSP: la perspectiva desde la arquitectura técnica

La arquitectura técnica -o quieran que se acabe denominando finalmente lo que históricamente hemos conocido como maestro de obras y, más recientemente, aparejador- vive precisamente momentos complicados desde hace ya unos años. Como arquitectura decidió “transformarse” en ingeniería en la búsqueda de una más fácil homologación europea en el marco del EEES, transformación esta que topó de frente esencialmente con las ingenierías, especialmente las industriales, y con los tribunales que, progresivamente, han ido suspendiendo y anulando las nuevas titulaciones de grado en “ingeniería de la edificación” e, incluso, alguna que otra denominación posterior lo que, de no solucionarse, avecina ya per se un futuro negro para estos profesionales.

Pues además, lo conocido en la Presentación del Anteproyecto de LSP incide en la negrura al verse afectados por la eliminación de la reserva competencial, en similares condiciones, o quizás como derivada, de la eliminación de la reserva a la arquitectura. Y a la hora de reaccionar ante lo conocido su reacción es, precisamente, más de rechazo a la actitud mantenida con ellos respecto de la problemática de la IE que, y también, de rechazo a lo trascendido en la presentación.

De las primeras reacciones desde instancias colegiales se podría destacar esta, de Leonor Muñoz Pastrana, Presidenta del Colegio Oficial de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de la Edificación de Málaga, que en una circular digital [link] publicada el pasado 01/01/2013 desgrana su preocupación por la falta de respeto a una profesión histórica y considera que, con lo conocido, se “cargan” una profesión que lucharán por defender con contundenca. Del texto, cuyo asunto es un escueto pero concreto Ley de Servicios Profesionales, me parece interesante destacar y citar el siguiente párrafo:

Esto es un engaño social. Me sentiré engañada si se llega a perpetrar esta sinrazón. Nuestra sociedad nos ofreció unos estudios universitarios específicos, para desarrollar una profesión concreta, una función; ha legislado exigiéndonos cada vez mayores requerimientos técnicos, pagamos un elevado coste de responsabilidad civil, nos seguimos esforzando y preparando en nuestra carrera profesional, somos especialistas en los proyectos de ejecución de obra, y ahora de una forma bárbara resulta que todo ese esfuerzo histórico y común de la arquitectura técnica no vale, y puede ser realizada (¿por ciencia infusa?) por cualquier otro técnico.

Otra de las voces levantadas estos días es la de ADATE, el Movimiento para la Promoción de la Adaptación Directa de los Arquitectos Técnicos al Espacio Europeo de Educación Superior, quienes defienden y han defendido y luchado por la adaptación de la profesión a grado, independientemente de su denominación final como Ingenieros de la Edificación o Arquitectos Técnicos siempre por la [judicialmente] desafortunada denominación de Ingeniería de la Edificación. Son varias las publicaciones sobre el tema que en su blog han realizado pero destaca la primera de ellas [link], del día 30/12/2012, en la que bajo el título Borrador sobre Liberalización de Servicios Profesionales se pregunta, directamente:

Y si hubiera habido ADAPTACIÓN DIRECTA y todos fuéramos IE?, ¿estaríamos en la misma situación?

Y desde ahí se remiten a lo que publicado por el blog Ingeniería de la Edificación en una entrada con el mismo título y del mismo día que la anterior [link], Borrador sobre Liberalización de Servicios Profesionales, entrada en la que se reconocen “muertos” de ser finalmente aprobada la ley tal y como se conoció el borrador pero, en este caso, cargan de una forma especial contra la arquitectura, a quienes ven sus rivales competenciales directos y de quienes recelan apoyar tras las posturas vistas en todo el tema de la denominación de la profesión, denominación que ahora adquiere un valor definitivo cuando en el texto se cuestionan “¿Ahora es importante o no es importante la denominación?” para, inmediatamente, auto responderse rotundamente con un “SI importa y mucho“. No obstante, me parece más destacable citar y reproducir este análisis del futuro:

La tendencia y el campo de los Arquitectos es el del diseño, así es en el resto del mundo. […]
Los Ingenieros definirán y materializarán los proyectos de los arquitectos, pero no lo harán los II. ó los ITI, aunque ellos lo pretendan. Este trabajo lo harán los IE y si está figura no llega a surgir por el empeño de otros profesionales, lo terminarán realizando los Ingenieros Civiles, como también ocurre en el resto del mundo.

Desde esas páginas hacen referencia, por un lado, a las posiciones del Consejo General de Arquitectos Técnicos de España – CGATE, quienes en un escrito fechado el pasado 31/12/2012 ven, evidentemente, con malos ojos lo publicado, si bien esperan a futuras reuniones, cuyas resoluciones aún no conozco, para tomar decisiones en firme; y, por otro lado, al análisis realizado por la Unión Profesional de Aparejadores y Arquitectos Técnicos independientes – UPAATi, que reinciden en la idea de un futuro negro independientemente de la denominación final que tenga la titulación, ya que el borrador únicamente hace referencia a las profesiones.

En el Comunicado UPAATi Borrador de la Ley de Servicios Profesionales [link] mucho más agresiva, incluso con la propia actitud del CGATE, a quienes acusan de actuar como un avestruz y de cobijarse bajo las alas de los arquitectos. En el escrito, muy duro en su expresividad, apuestan con cuatro vías de salida [no hacer nada, aliarse con los arquitectos, crear una nueva profesión, integración de AT’s en IC’s] a la situación presentada en el borrador que, desde su punto de vista, y les cito textualmente:

El mencionado borrador deja intocables las atribuciones tanto de Ingenieros como de Ingenieros Técnicos, pretendiendo que seamos nosotros los que compartamos nuestra única atribución con quienes no han de compartir nada.

Por último, y desde esta misma perspectiva, me ha llamado la atención lo que dice José Arnaiz en un artículo publicado el 04/01/2013 bajo el título Borrador de Ley de Servicios Profesionales ¿Es este nuestro regalo de Reyes? en el redunda en el hecho de que lo publicado afecta a la profesión independientemente de la denominación, la cual se ve afectada negativamente, mientras que los clientes no notarán mejora ni tan siquiera económica, para terminar considerando que arquitectura e ingeniería sí se ven beneficiados por lo estipulado en el documento. De su texto [link] quisiera destacar un párrafo que, vaya, viene a contradecir con la realidad lo que la teoría de la redacción pretendía originalmente, lo que expresa como sigue:

Curiosamente, uno de los motivos de este Anteproyecto de Ley de Servicios Profesionales o LSP, como reza en su exposición inicial, es reducir la conflictividad entre profesionales. Es evidente que, aunque no sabemos a largo plazo sus consecuencias en este sentido, hoy por hoy, con la presentación de este texto la conflictividad está servida y, por tanto, a priori, lo que se ha conseguido es lo contrario de lo que supuestamente se pretendía.

En resumen, en lo que he leído hasta el momento, parece que la arquitectura técnica -o como se termine llamando la profesión- este borrador de LSP parece asestar un golpe mortal definitivo a lo que, por otro lado, ya podría ser un cuerpo moribundo por esos problemas de denominación. Como en el resto de los escritos de las diferentes disciplinas termino sospechando que, en los próximos días, habrá mucho más de lo que hablar de este tema desde esta perspectiva, pero será en otro escrito. Si eso, atentos al blog [o suscríbanse…].

Para regresar al post principal, pulsa AQUÍ.

Anuncios

5 pensamientos en “Lo que se dice sobre la #LSP: la perspectiva desde la arquitectura técnica

  1. Pingback: Un nuevo borrador de LSP para un viejo problema...

  2. En estos tiempos que corren, donde el 80% de los arquitectos técnicos estamos en el paro, se nos da la puntilla para terminar de rematarnos….. ¿¿¿Es que no hay una sóla persona entre nuestros dirigentes que tenga ni un poquito de sentido común???. Cada día que pasa le tengo que dar más la razón al video de Españistán, somos un país europeo, pero que actúa como uno tercermundista, colegueos y amiguismos hasta el final, mejor un amigo que alguien competente que sepa lo que hace….. Asi nos va, nadie se puede extrañar….

    • Gracias por el comentario y lamento que solamente veas futuro lejos de tus raíces -lo que no me extraña. Ánimo y ya sabes que, ¡malo será!

      Yo sigo -todavía- en fase de documentación al respecto de todo este jaleo de la #LSP. Una de las ideas que va cogiendo forma y parece ser una de las razones que parece estar por detrás -y sobre la que estoy reflexionando- es “el negocio mueve todo” y “la liberalización os hará libres” y no hay otro “sentido común” más allá de esto.

      La cuestión a este respecto, desde mi punto de vista, es si efectivamente eso pudiera ser cierto, si nos mueve el negocio para esto y para todo y si es lógico que lo que es una decisión, así lo estoy detectando, que se demanda sea más técnica que económica tenga su origen en razones meramente mercantiles y por el interés de un reparto de una tarta -o lo que de ella queda, ahora mismo.

      Concretado en una pregunta: ¿son los intereses económicos y la perspectiva de unos cuantos válidos, aún fueran contrarios a los míos, o carecen de sentido común?

      Yo sigo reflexionando sobre el tema bebiendo de diferentes fuentes. Gracias por tus palabras. ¡Un saludo!

Y tú, ¿qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s